Tratamiento de Herpes en Córdoba

La palabra herpes quiere decir vesícula, y es la vesícula la lesión elemental que se manifiesta en la piel ante la presencia de estos agentes virales; las cuales se rompen, se ulceran, forman costra y en ocasiones pueden dejar una cicatriz.

Los virus más frecuentes son el herpes simple tipo 1 y 2 (HVS1 y HVS2). El HVS1 aunque es el causante del 20 por ciento de las infecciones en genitales, no se considera de transmisión sexual, mientras que el HVS2 sí, siendo de las enfermedades de transmisión sexual más comunes en el mundo.

Es más frecuente en mujeres (26 por ciento) y en seropositivas (VIH positivas) aumenta hasta en un 78 por ciento. En el caso de hombres seropositivos homosexuales y heterosexuales padecen HVS2 en el 63 y 68 por ciento respectivamente.

Es una enfermedad crónica, contagiosa, no se cura y recidiva, ya que se presenta con diferentes brotes a lo largo de la vida. Así mismo, aumenta el riesgo de infección por VIH y se ha encontrado altos niveles de éste en las lesiones herpéticas. Se localiza en la saliva (78 por ciento), en manos (67 por ciento), además de estar en fluidos genitales y de las vesículas. Se puede mantener en la ropa y el plástico de dos a cuatro horas, de ahí su gran transmisibilidad.

Su incidencia ha ido en aumento y afecta a un gran número de adolescentes, siendo más frecuente entre los 20 a 25 años de edad.

Aproximadamente el 79 por ciento de los pacientes presentan manifestaciones sistémicas como fiebre, dolores musculares, retención urinaria, flujo transvaginal, inflamación de los ganglios, ocurriendo esto en aproximadamente 3 semanas después del contacto inicial.

Aparece en genitales masculinos (glande, prepucio y cuerpo del pene) y en la mujer tanto en genitales externos como internos. La forma más sensible para hacer el diagnostico es mediante el cultivo de la lesión.