Pediculosis en Córdoba

¡La mejor manera de hacer desaparecer los piojos de la cabeza de los niños es estando alerta!

¿Qué debemos hacer?

Examinar periódicamente la cabeza del niño.

Acostumbrarlo al menos una vez por semana a peinarse con el peine fino.

Explicar a los más pequeños que no deben acercar las cabezas con otros niños, ya que constituye el mayor factor de riesgo para un contagio.

No compartir toallas, peines, gorros u otros utensilios que estén en contacto con la cabeza.

Si se observa la presencia de piojos, deberá utilizar un pediculicida de la siguiente forma:

Mojar todo el cabello y cuero cabelludo con una loción antiparasitaria.

No lavar el cabello antes de aplicar la loción. Los pediculicidas deben aplicarse sobre el cabello seco, para que el producto llegue en concentración y cantidad adecuada.

No se debe tapar la cabeza con toallas, porque absorben el producto.

Cada pediculicida tiene su forma y norma de uso que hay que leer. Pasadas de 2 a 4 horas de promedio, lavar el cabello y peinar con peine fino para favorecer la eliminación de las liendres.

Se tratarán con champú o loción pediculicida solamente aquellas personas que estén infestadas. La utilización indiscriminada de estos productos en los niños no es recomendable porque contribuye a que los piojos se vuelvan resistentes.

Todas las personas que convivan con el niño parasitado deberán ser revisadas y, si es el caso, tratadas de la misma forma.

Si se ha confirmado el contagio, higienizar el medio: lavar la ropa, peines y toallas utilizadas ese día por el niño con agua caliente y detergente adecuado o desinfectante. Los peines y todo tipo de adornos del pelo se deben sumergir una hora en loción pediculicida.

¿Cómo crece un piojo?

Las liendres son los huevos del piojo, muy difíciles de ver, ya que se encuentran firmemente adheridas a la raíz capilar.

La ninfa: es un pequeño piojo recién salido del huevo que se convertirá en adulto en unos 7 días. Para sobrevivir, la ninfa tiene que alimentarse de la sangre de la persona varias veces al día.

El piojo adulto tiene el tamaño de una semilla de sésamo, tiene 6 patas y su aspecto es oscuro. Los piojos adultos pueden vivir hasta 30 días en la cabeza de una persona. Para sobrevivir, necesita alimentarse de sangre. Si el piojo cae fuera de la persona, generalmente muere en 48 horas.